Pérdida de Productividad: No tengo más el foco para ejecutar mis demandas. ¿Y ahora?

Pérdida de Productividad: No tengo más el foco para ejecutar mis demandas. ¿Y ahora?

Últimamente cuando hablamos de coronavirus, pandemia y cuarentena, ya estamos hablando de cosas del pasado, temas viejos que afortunadamente ya no impregnan las 24 horas de nuestros días, sin embargo, ¿son estos temas tan del pasado?

En cuanto a las medidas de seguridad y salud se relajan, las tasas de mortalidad caen y la vida vuelve a su formato presencial y aglomerado habitual de antaño, algunas cosas no se restablecen tan fácilmente.

A nadie sorprende que las medidas de seguridad determinadas durante la pandemia hayan cambiado por completo nuestras rutinas, especialmente la cuarentena. Los largos dias de aislamiento y el ambiente de miedo perpetuado durante este período, aunque destinado a advertir y proteger, dejó algunas “secuelas”.

Por lo tanto, aunque hayamos vuelto a latan soñada “normalidad”, ésta ya no es exactamente la misma que conocíamos. Además del evidente cambio en el pensamiento y el comportamiento de las personas, las tendencias de la sociedad, los intereses y el completo aumento de la presencia digital en nuestra vida cotidiana, que poco a poco van reescribiendo la vida social, también es posible observar cambios más personales.

 

Sobrecargando el sistema

El constante estado de alerta y privación social desencadenó una serie de conductas nocivas para la mayoría de las personas, aboliendo prácticas importantes en sus vidas y afectando sus relaciones con todo tipo de actividades. Por ejemplo, quienes tenían una rutina muy activa fuera de casa, con idas al gimnasio, trabajo presencial, reuniones sociales y otras actividades al aire libre, se vieron confinados en un espacio mucho más reducido y tuvieron que redirigir toda esa energía, y ahora, aún con la salida de este encierro, el cuerpo y la mente tienen dificultades para restablecer el ritmo original.

En cierto modo, sobrecargamos nuestro cerebro con estrés, exceso de actividades simultáneas (domésticas y profesionales), ansiedad y cierta desorientación general, y no satisfechos, convertimos este escenario caótico en un hábito, durante un largo período de tiempo, dejando este órgano. completamente exhausto. Y finalmente, cambiamos todo por completo de una hora a otra, confundiendo aún más a la pobre.

En este torbellino de demandas en nuestro día a día, nuestras mentes siempre están ocupadas, y terminamos encontrándonos con un fenómeno que se puede conocer como la epidemia de ocupación, donde las personas se lanzan a un loco esfuerzo por ser lo más productivas posible. Estas personas tratan de ocuparse de todo a la vez y, lo que es peor, se mantienen atadas a todas estas exigencias del día a día todo el tiempo, sin descanso y sin un enfoque específico. Por lo tanto, si pensamos detenidamente en todas las actividades que pueden requerir nuestra atención en un día, y consideramos este escenario en el que corremos para atenderlas todas, podemos concluir fácilmente que esta cuenta no cierra y que es imposible estar satisfecho con este esfuerzo. Y lo peor de este comportamiento es que aunque sea imposible, algunas personas viven esta realidad de entrega absoluta a costa de su propia salud y eventualmente esta práctica termina pasando factura.

Por ello, no es de extrañar que varias personas hayan reportado en informes una dificultad notoria a la hora de afrontar tareas que exigen atención y concentración o que aun tengan la sensación de falta de asertividad e insuficiencia tras el parón de la pandemia. Tales relatos se han vuelto tan frecuentes y comunes que incluso han generado una nomenclatura para el problema: cerebro pandémico.

Pero es importante señalar que no es un trastorno o enfermedad en sí mismo, sino una consecuencia de los cambios experimentados por este órgano del sistema nervioso durante los últimos años, lo que no hace que esta dificultad sea menos digna de atención.

Anthony Wheeler, decano de la Escuela de Administración Widener University, profesor de administración y especialista en burnout (agotamiento psicológico de los empleados ),afirmo en entrevista al The Washington Post, que las personas que han informado de estos problemas de concentración no solo están distraídas, sino que se están perdiendo los recursos psicológicos, sociales y emocionales que utilizamos para cumplir con nuestras demandas diarias.

Además, aún considerando los datos recopilados por The Washington Post, Robert Desimone, profesor de ciencia cognitiva y director del Instituto McGovern para la Investigación del Cerebro en el MIT, dijo que, independientemente de que sus distracciones sean físicas o psicológicas, pueden interferir con su capacidad cerebral para concentrarse. . Entonces, cuando mezclas los factores de estrés con los plazos, las exigencias y la presión externa, creas un ambiente lleno de distracciones psicológicas para que tu cerebro las descifre y filtre, lo que resulta fatalmente en una reducción significativa de tu capacidad intelectual para realizar cualquier tarea.

Resumiendo, al intentar hacer múltiples actividades al mismo tiempo ninguna de ellas sera bien ejecutada. Y fue exactamente este carácter de exceso de exigencias lo que la pandemia trajo para nosotros. Además de la constante preocupación por la salud y la seguridad, se produjo una fusión entre la vida doméstica y la profesional que terminó por forzar un cierto tipo de multifuncionalidad que alternaba las tareas del hogar con las del trabajo, dejando muy poco tiempo para el descanso, sobre todo para quienes tienen niños pequeños en casa.

 

¿Cómo salir de esto?

La larga duración de este escenario creado por el período de la pandemia ha educado a nuestro cerebro de esta manera confusa y desorientada, pero de la misma manera que aprendió estos hábitos no deseados, puede aprender nuevos hábitos. Osea, que debemos reeducar a nuestro cerebro para obtener de el resultados más satisfactorios en nuestro desempeño diario. Y para realizar este proceso de reeducación, existe un conjunto de acciones. que pueden hacer una gran diferencia.

1 Dormir bien es esencial, no obtener una cantidad adecuada de sueño tiene enormes consecuencias en tu sistema y afecta absolutamente todo, desde tu estado de ánimo hasta tu capacidad cognitiva y de concentración. Por lo tanto estableca una rutina de sueño saludable, con horarios similares cada día y un mínimo de horas para descansar cuerpo y mente.

2 Ejercicios físicos son fuertes aliados en el bienestar general de tu organismo y liberan sustancias muy necesarias para el buen funcionamiento de nuestro cerebro, sin mencionar que una rutina de ejercicios contribuye a mejores noches de sueño y promueve más disposición.

3 Tome descansos, relaje su mente, no solo en tus días libres sino en tus horas de trabajo. Durante tu día desviá la mirada de las pantallas durante unos minutos, levántate, estírate y luego vuelve, para evitar la fatiga y el cansancio extremo. Y durante tus días libres, evita en lo posible realizar tareas relacionadas con trabajo, permítete realmente tener tiempo para ti y busca realizar actividades placenteras que estimulen la sensación de recargar tus energías.

4 Dedicate a una tarea a la vez, elimina los hábitos de multitarea y practica el enfoque dirigido y específico en una sola tarea a la vez, de esta manera aumentas tu concentración y tu productividad.

5 Reduce el tiempo en redes sociales y aléjese del comportamiento hipervigilante en el que cada notificación debe leerse de inmediato. Reserva momentos específicos para estas prácticas en tu día, esto evita que tu cerebro se angustie y se abrume con la inminencia de estas distracciones, que son una gran culpable de la pérdida de concentración.

Estas soluciones pueden no ser fáciles o simples de implementar para todo el mundo, después de todo, las mismas tensiones y acumulación de exigencias que dificultan el trabajo, también dificultan la implementación de cambios en los hábitos. Pero los estudios apuntan que incorporar al menos dos de estas prácticas en tu rutina puede tener un impacto significativo, después de todo, tu cerebro es un órgano biológico y el estímulo causado por estas acciones es exactamente lo que lo hace mejor, mejorado y más eficiente.

 

¿Qué puede hacer RRHH?

Está claro que estas dificultades cognitivas deben ser superadas por el propio individuo, pero el profesional de RRHH puede actuar como concienciador de estos desafíos dentro de su ambiente corporativo y fomentar prácticas que actúen como herramientas de rehabilitación del cerebro.

Una vez que el profesional ve reconocida su angustia por la empresa donde actúa, experimenta acogida y se siente más confiado para relatar sus dificultades e incluso para desempeñar sus funciones. también, es probable que escuche y absorba estos consejos para la salud del cerebro con más seriedad y trate de llevarlos a cabo.

Sobre el Autor

JobConvo

A JobConvo foi desenvolvida para crescer com a sua empresa – fornecendo os recursos e a flexibilidade de que você precisa em cada estágio. Se a sua empresa possui 1 ou 10.000 funcionários, pode contar conosco. Atualmente nossas soluções abrangem plataforma de Gestão para Processos de Recrutamento e Seleção e admissão digital, onde você pode gerir todo o processo com um sistema com inteligência artificial.

Newsletter ES

Acerca de JobConvo

Software de Reclutamiento y Selección con Inteligencia Artificial.

Conozca nuestras soluciones: R & S 360º, Inteligencia Artificial, Video Recruiting y Quiz.